Colores mediterráneos

Idea y materialidad

La paleta de colores elegida se adapta a las tonalidades del clima mediterráneo, fundiéndose con el paisaje que lo rodea.

En el zócalo se emplean tonos oscuros para dar rotundidad y pesadez, mientras que en los volúmenes superiores, los tonos blancos son los elegidos para dar ligereza.

El contraste de tonalidades empleado aporta riqueza al conjunto: con el uso de blancos se consigue luminosidad y pureza, mientras que con los tonos oscuros, elegancia y personalidad.